Un proyecto 360º, en el que abarcamos de principio a fin todas las fases del plan: idea, diseño, ejecución, contenido, campañas de comunicación, rondas de negocios, gestión del edificio… 

 

Hacemos especial hincapié en el factor experiencial del proyecto, plasmado en su contenido museístico, que incluye novedades como realidad virtual o experiencias olfativas. Estas innovaciones se engloban en un edificio con lenguaje vivo: los colores y formas de tejidos otovalos, signo identitario de Ecuador, se trasladan a una forma arquitectónica, transmitiendo, mediante cadenas que imitan la ondulación de las cortinas, un movimiento constante.