Se trata de un espacio de investigación e innovación alimentaria en sus dos principales vertientes, la culinaria y la técnica, que tiene como objetivo materializar ideas en este ámbito de forma fluida y creativa. Por ello, el factor experiencial juega un importante papel, tanto en su dimensión funcional como en la estética.

 

De Dietrich (fabricante de electrodomésticos de vanguardia), Mugaritz (uno de los restaurantes mas prestigiosos del mundo) y Azti (centro tecnológico experto en innovación marina y alimentaria) ofrecen en este entorno diferentes innovaciones como una cocina domotizada con despliegue por voz, transmisión en streaming de las clases que en él se realizan, comedor privado… todo ello en un entorno envolvente y minimalista de inspiración japonesa que tiene su contrapunto en un gran cuadro de estilo caravaggiesco que representa la batalla entre la fast food y la slow food.